Buscar en este blog

Lazcoz se baja el sueldo.

9 jun. 2010


Mis felicitaciones: Nuestro alcalde, dando ejemplo de compromiso, se ha bajado el sueldo un 10%.
En el caso de los concejales y concejalas será de un 8% mientras que el alcalde, Patxi Lazcoz, verá reducida su retribución en un 10% (Ver Web Municipal).
Visto así parece muy responsable (botella medio llena) o demagogia pura y dura (botella medio vacía), porque el 10% de rebaja, le va a salir a nuestro alcalde unos  600 euros. Haciendo las cuentas no sale que  nuestro alcalde cobra unos 6000 euros.
Si 100 es el 10% de 1000
    600 es el 10% de 6000 
¡¡ Un millón de las antiguas pesetas (1.000.000 ptas.) al mes por ser alcalde !!
En declaraciones a Iker Armentia (@ikerarmentia) en su programa Hoy por hoy, Lazcoz ha dicho que el sueldo de un concejal "raso" es de unos 3000 euros y que aumenta según los cargos (portavoz, teniente de alcalde, etc.).

El sueldo coloca a nuestros concejales en la élite económica vitoriana:

Estimado Sr. Alcalde de una mediana ciudad de 236.000 habitantes, me permito hacerle algunas sugerencias:
  • Bajarse el sueldo es una medida más simbólica que eficaz, po lo que podría bajarse un poco más el sueldo y el de sus concejales.
  • Tomar medidas más eficaces como:

    • Dejar de contratar estudios y consultores para que le bendigan sus decisiones.
    • Eliminar (liberarse) de algunos asesores, consejeros y adjuntillos varios que conforman su corte.
    • Mejorar la diligencia en la administración de los dineros
  •  Y dejarse de disparates faraónicos de costes (construcción y mantenimiento) no explicados
  • Olvidarse de la redensificación, como instrumento para sanear las arcas (es el cuento de la lechera, no salen las cuentas).
  • Seguir las recomendaciones de A.Merkel: "No gastar lo que no se tiene".
En cuanto al déficit: Decía mi abuela "en tiempos de cambio no hagas mudanza" con la que está cayendo es muy necesario que se explique con claridad cada proyecto y cada euro que se gasta o que se pide.

Si las familias, en periodos difíciles, racionalizamos el gasto y renunciamos a gasto superfluo, sería de agradecer ver a nuestros políticos más inmediatos hacerlo.