Buscar en este blog

Hay que sanear: Cargos, lacayos, políticos y opacidades

10 jul. 2011

Que no sea ILEGAL, no significa que no sea inmoral o reprobable.
Que sea LEGAL no significa que sea bueno, ni favorable, sólo significa dos cosas:

  1. Que si no lo cumples puedes ser sancionado
  2. Que se puede cambiar (aunque esto sea lo difícil, porque quienes se favorecen de ello siempre son poderosos). 

Dice el refrán: "allí van las leyes donde quieren los reyes"

***

El candidato a Diputado General de Alava: Xabier Agirre (PNV) en su última intervención en el Acto de Investidura acusó a EB de pretender cargos y dinero a cambio de su apoyo.

En la época franquista, la forma de medrar era a través de la afiliación a la Falange Española o a la Sección Femenina y el coqueteo con el sistema. Característico de un modelo opaco, antidemocrático y corrupto. Ahora, resulta obsceno el discurso de Xabier Agirre, y la naturalidad con la que se escuchó entre los políticos; con más de 21.000 parados en Álava.

El 21 de febrero el Diario La Nueva España publicó un artículo titulado Estampida sobre la inquietud de muchos directivos públicos y personal eventual ante posibles cambios de poder tras las elecciones locales y autonómicas. Cito:
Es el caso del personal de libre designación (seleccionado digitalmente pero exclusivamente entre quienes ya son funcionarios) y del personal eventual, así como altos cargos de nombramiento político (todo ellos reclutados «al gusto» bajo el amplísimo criterio de la amistad, la afinidad ideológica o la sugerencia del partido). (...)

Es cómodo vivir como «oficial» sin haber pasado por el West Point de unas oposiciones o un concurso limpio de méritos. Y muy triste abandonar despacho o coche oficial, prescindir de móvil o ágapes a costa del presupuesto público, dejar de escuchar zalamerías o renunciar a esas reuniones del alto mando donde el cómodo papel de asesor o directivo consistía en criticar al enemigo político (...)

Pero ahora el horizonte muestra grandes nubarrones de cambios políticos con resultado impronosticable ante partidos sin rumbo, partidos derrumbados, partidos «partidos» entre sus propios afiliados, partidos que aprovechan el tumulto para la rapiña electoral y partidos que sólo aspiran a «repartirse» el botín.  (...)

Muchas veces se critica la Administración pública, y su rumbo errado no se debe a los funcionarios sino a una «burocracia política» que ha ido aumentando en número y poder.

Las reformas legislativas de la última década so pretexto de la cacareada «profesionalización» del funcionario han propiciado de rondón un silencioso desembarco del político en funciones públicas:

  • En la primera etapa, las leyes de la función pública y las leyes de gobierno permitieron el generoso reclutamiento por los gobernantes de sus lugartenientes prescindiendo de mérito y capacidad objetivos (directores generales, consejeros técnicos, coordinadores ejecutivos, gerentes, etcétera).
  • En una segunda etapa, estos altos cargos cobraron seguridad y aumentaron su poder a costa de usurpar cometidos reservados a los funcionarios, mientras simultáneamente aplicaban un clientelismo solapado para rodearse de empleados públicos leales. Al final, consiguieron un estatuto de prebendas envidiable.

Como consecuencia, los altos cargos se convirtieron en altas cargas y, aunque el globo económico pierde gas, a nadie se le ocurre echar lastre por la borda. Y es que, no nos engañemos, cualquier partido político que gobierne, del color que sea (conservador, moderado o progresista), y en cualquier ámbito (estatal, autonómico o local), no resistirá la tentación de alzar a sus fieles, rodearse de sus asesores y colocar distintos perros con el mismo collar público.

En esa situación no es extraño (...) que se reproduzcan casos de corrupción, ni que las mayores barbaridades jurídicas queden impunes, ni que se apliquen medidas de austeridad draconianas en todo ámbito que no afecten a la corte de Versalles.
[NOTA: Las negritas y el marcado es propio.] Leer artículo completo (lne.es/.../estampida)

***

Esto es legal: El Marco básico vine establecido, entre otras, por:

Pero que sea LEGAL no significa que sea bueno, justo o que estemos de acuerdo etc.

Y me indigno y creo que forma parte de uno de los argumentos del 15M y de una de las reivindicaciones de la Acampadas y creo que debemos modificar el Mrco legal y evitar que vuelva a suceder.


ENLACES RELACIONADOS
Sobre el Pleno de Investidura
Sobre las Sociedades públicas
En vitoria y vitorianos: Sociedades públicas
Sobre Privatización de cargos públicos
En el Blog de sevach: Estampida del personal de confianza política - Recomienda el libro del Doctor en Derecho Antonio Serrano Pascual, publicado por El Consultor (2010, La Ley) y titulado precisamente “ El personal de confianza política en las Entidades Locales”. Su subtítulo precisa el ámbito de estudio y referido a fenómenos tan rebeldes al tratamiento científico como son: “ La libre designación, el personal eventual y los directivos” - Dice: Las conclusiones, tras un diagnóstico feroz de la decadencia de la función pública local merced a la opresión del dirigismo político y la complicidad legislativa, revelan cierta melancolía y una fe – que el mismo califica de utópica- en una reforma seria, urgente y legislativa que otorgue a la función pública local los niveles de profesionalidad y una carrera administrativa que se merece. -Los comentarios merecen una detenida lectura.