Buscar en este blog

Historia y Anécdotas: La Malquerida

11 mar. 2015

Estrenamos nueva sección, en la que se pretenden recoger anécdotas, cuentos y chascarrillos de nuestro pasado, pegados al sentir popular, rigurosamente históricos (y se avisará cuando no lo sean) para brindar una imagen de nuestro pasado más próxima, que no se menciona en los libros de texto.

Estrenamos con LA MALQUERIDA, porque el tema surgió en una sobremesa y A. tuvo la amabilidad de enviarme el siguiente correo.

Hola Asela, respecto a lo que hablamos ayer te cuento.
En El Correo del 1 de marzo aparecía el titular: EL AMOR SE PASEA POR LOS RINCONES DE VITORIA". La empresa GUIAS ARTEA, concretamente Elisabeth Ochoa de Eribe, hacía una tournée por la ciudad y sus "rincones del amor". Y cuenta:
"Aquello era el preludio de los romances para muchos de los ciudadanos de a pie, pero los nobles se regían por otras reglas. Aunque la mujer de Pedro López de Ayala, el comunero, no aguantó mucho junto a su esposo. La parada en el callejón de la puerta a San Miguel en la calle Correría descubrió a los asistentes la historia de la "malquerida", que logró separarse de su cruel marido y, tras ser repudiada, consiguió que obligasen a su "ex" a mantenerla
. La casa donde ella vivió está justo en ese callejón, de ahí el nombre popular del mismo"
A partir de ahí he empezado a bucear en la historiografía y es completamente cierto.
Te cuento:
D.Pedro Lopez de Ayala, conde de Salvatierra y Señor de Ayala y Ampudia era un personaje conflictivo orgulloso y pendenciero. Para empezar pleiteó con su madre, Maria Sarmiento por la posesión del Valle de Cuartango y las torres de Morillas. Posteriormente y tras acciones abusivas y el gobierno municipal de Salvatierra intentó revocar la titularidad del Conde, de hecho, en 1507, la reina Juana ordenó al conde que "pusiera fin a los maltratos que recibían los vecinos de Salvatierra".

Se unió a la causa comunera porque enfrente se encontraba D.Diego Martinez de Alava:
"La personalización de dicho enfrentamiento estructural como cuestión privada entre el Conde de Salvatierra y el Diputado General D. Diego Martínezde Alava, a quien, según palabras de González de Echávarri, odiaba".
Su segunda mujer, Dña Margarita de Saluces y Foix se separó de él, llevándose los hijos de ambos y pidió refugio al diputado general, Dielgo Martinez de Alava, en la ciudad de Vitoria. Esto llenó de ira al iracundo D.Pedro, puesto que D.Diego, además de sentenciar contra sus posesiones y vasallos, daba refugio a su mujer y a sus hijos.

"á nuestro entender le hizo luchar fué su inusitado orgullo y soberbia que no podia resistir con paciencia la preponderancia que el diputado general y las Juntas alabesas (genuinas representantes de las verdaderas libertades populares iban adquiriendo"

"la injerencia del Monarca y del primer cargo de la Provincia en su crisis matrimonial, pasando su hijo D. Atanasio por mandato regio y amparo del Diputado General a de su esposa Dña. Margarita de Saluces


El prenda, murió en 1524, según algunos en la cárcel de Burgos y según otros en la casa del Conde de Salinas (Burgos)

El levantamiento del conde de Salvatierra (1520-1521): Balance historiográfico (siglo XIX-XX). José María Roldán.
Y J.J. Landázuri, en sus crónicas, también menciona algo...

Bueno Asela...me parecía importante comprobar que era verdad y que ya en el siglo XXI, tanto su madre como su segunda mujer se enfrentaron a este despiadado y orgullos señor venciéndole, eso sí, ayudadas por otro grande...

Un abrazo

Me permito añadir que, en la actualidad, la planta baja del edificio está ocupada por un establecimiento de reconocido mérito culinario en 'pintxos' cuyo nombre es: La Malquerida. Y, recomendar un interesante artículo del Catedrático de Historia Medieval de la UOV-EHU Ernesto GARCÍA FERNÁNDEZ: El Canciller Don Pero López de Ayala y el linaje de la Casa de Ayala
"En 1491, Pedro López de Ayala, hijo de García López de Ayala y tataranieto del Canciller Ayala, fue designado Conde de Salvatierra. Por fin la rama familiar alavesa accedía a la cumbre de la nobleza de la Corona de Castilla. La suerte de este conde fue, no obstante, paradójica y dispar, pues encontró la muerte el año 1524 en Burgos, ciudad en la que estaba apresado por haber encabezado la sublevación comunera contra el emperador Carlos V. Un efecto directo, derivado de su apoyo a la Junta Comunera de Tordesillas, fue la pérdida definitiva del señorío sobre la villa alavesa de Salvatierra-Agurain, que se incorporó a la Corona Real. El museo de Heráldica de la Diputación Foral de Álava (Mendoza) expone en su patio el irreconocible escudo picado de los Ayala. Su destrozo es una muestra más del castigo recibido por su rebeldía".