Buscar en este blog

Sres. ¿Que les dirían sus madres y abuelas si vieran lo que hacen?

19 jul. 2009


(FOTO: Flickr Galeria de Arichsa)


Esta noticia El viacrucis diario de Enrique (digital.com/alava/20090719/alava/crucis-diario-enrique-20090719.html) Yo añadiría Sufrimiento de un conductor vitoriano cualquiera.
Me sirve para comentar algo que lleva tiempo dándome vueltas en la cabeza y que no comprendo: ¿Cómo es posibles que esté Vitoria patas arriba? ¿Cómo se organizan las obras y los dineros públicos? (porque las obras cuestan dineros.)
Quizás forme parte de una suerte de masoquismo lúdico festivo de humanos civilizados que no arreisgamos la vida cazando para comer y pagamos para sufrir o disfrutar de la tensión. En las barracas, sin ir más lejos, pagamos para ser agitados, lanzados, empujados y movidos hasta el mareo. Pero creo que no.

CERTEZAS:
  • 1º Las obras son molestas, incrementan los factores de riesgo y afean los espacios.
  • 2º La obras son necesarias para mejorar los entornos (domésticos, ciudadanos, regionales, etc.)
SUPOSICIONES:
  • 1º Voluntad general de reducir las molestias, para hacer el entorno más confortable. En este caso de las obras.
  • 2º Existencia de un principio racional de economizar y optimizar el gasto en obras (en la mayoría de los hogares que conozco existe)
  • 3º Deseo general de hacer las cosas bien (No creo que se hagan las cosas mal por voluntad de hacerlo, puede que se hagan mal porque obedecen a otros intereses -espúreos, irreflexivos y muchas veces ingénuos-)
LO QUE NO ENTIENDO:
  • Si cada uno en su casa, cuando adquiere un bien, o hace una obra la organiza y reclama sus derechos o el cumplimientos de lo contratado ¿Ocurre igual cuando el funcionario lo hace con dineros públicos?
  • Si en nuestra  casa cuando cambiamos el cuarto de baño, a las pocas semanas no volvemos a romperlo para instalar calefacción y luego, meses después para cambier unas tuberías de cobre por otras de PVC. Lo que solemos hacer es planificar las obras, organizarlas y hacerlo todo a la vez, de manera que una vez terminadas, sólo volvemos a ello por accidentes, etc. ¿Por qué no pasa lo mismo con las calles de la ciudad? ¿Por qué se hacen obras en una calle para meter la fibra óptica, luego otras para mejora del alcantarillado, luego otra para poner "orejas" en las esquinas, luego otra para mejorar el firme, luego otra para mejorar el agua potable y ahora otra para el carril bus, o para peatonaliazar o para... Quién lo sabe?
  • Si en nuestra casa cuando "entra" un profesional no le permitimos que abandone el tajo hasta que termine ¿Por qué se ponen vallas en una calle, se abre una zanja y durente semanas no se aprecia que avance la obra ni a nadie trabajando en ella?
  • Si en nuestra casa, al terminar la "obra" los operarios se llevan todo el material empleado. ¿Por qué no ocurre lo mismo en las calles que durante semanas, una vez finalizadas las obras continúan los contendores, las vallas y la restricción de estacionamiento -será por lo que sobra-?
SUGERENCIA: FEMINIZAR LA GESTION.
Tradicionalmente (en los últimos 2000 años de cultura mediterránea) las mujeres han administrado las economías domésticas (familiares) con éxitos casi milagrosos. Una mención a las economías familiares de la postguerra. Recordemos lo que hacían nuestras madres, nuestras abuelas y nuestras bisabuelas. Recordemos como salían adelante sin entrar en complejas explicaciones, que además despreciaban por encubrir la verdad.

METODO:
  • Gastar un poco menos de lo que se tiene.
  • Controlar la calidad y la cantidad de lo que se compra (que no sisen en el la medida)
  • Exigir el cumplimiento de lo contratado.
CONCLUSION
Si una conocida marca alimentaria apuesta por las abuelas, si las agencias que marcan tendencia apuntan por los revivales, es hora de recordar a nuestras madres y abuelas, las cosas que hacían, como las hacían y empezar a hacerlas.