Buscar en este blog

Recogida de avales

3 oct. 2011

Este fin de semana, el Mercado de la Almendra ha contado con un atractivo adicional: La política ha salido a la calle, para pedir avales a las formaciones políticas minoritarias.

EQUO, abrió una mesa y PACM, (Partido animalista) recogía avales en el puesto de esperanza felina.


... el cabeza de lista por nuestro territorio al Congreso de los Diputados, Mikel Sáez de Vicuña Blanco, (...) Muchas personas han comprendido que la pluralidad es algo positivo para profundizar en la democracia y esa es una buena señal. 
 Si quieres avalar a EQUO, aún tienes la oportunidad de hacerlo. Este lunes día 3 estaremos recogiendo firmas en la Fundación Gaia (Calle Zapatería, 93) entre las 18:30 y las 20:00.
EL POR QUÉ DE LA COSA:

La diabólica tendencia dualista (bueno vs malo, cielo vs infierno,  PSOE vs PP, Madrid vs Barça, etc.) en el terreno político ha inspirado a los grandes partidos para sacar adelante la Ley Orgánica 2/2011, de 28 de enero, por la que se modifica la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General boe.es/.../BOE-A-2011-1639.pdf

No puedo menos que copiar algunos párrafos del interesante artículo reflexión de Juan Rivero, secretario general del Partido de los Mayores y Autónomos (PDMA)  Un hombre = un voto + 4000 avales (NOTA: El remarcado es propio.)
España, durante la última dictadura, tuvo una democracia orgánica. Ahora tenemos una democracia "selectiva” con legisladores que aprueban las leyes que les beneficia. 
Ahora se legisla en contra de la igualdad que propugna el artículo 1º de la Constitución. "España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.” El fundamento y base de la democracia, un hombre = un voto ha quedado de uso exclusivo para los partidos parlamentarios. Porque así lo han decidido PP, PSOE, CiU y PNV con Ley Orgánica 2/2011, de 28 de enero. 
Con esta ley para los partidos extraparlamentarios la regla básica de la democracia se convierte en un hombre = un voto y 4.000 avales. (el 0,1 % del censo electoral) Es una discriminación que atenta política y económicamente contra la pluralidad democrática. "Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” afirma el artículo 14 de la Constitución española. (...)
Atenta contra el secreto del voto. A los partidos extraparlamentarios se les exige avalistas que deben facilitar su nombre, los apellidos, la dirección, su número de DNI, su fecha de nacimiento, su firma y la condición de que el avalista debe figurar como elector en la circunscripción correspondiente. Esto no es legal. "Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”. (Constitución, 16 – 2), y además, con esta norma se obliga al avalista a marcar su preferencia política en contra del artículo 20-2 cuando afirma que el "ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.”  (...)
Se conculca un derecho fundamental en beneficio de los partidos parlamentarios, -curiosamente los legisladores de la modificación del párrafo 3º del artículo 169 de esta Ley Electoral,- perjudicando a los ciudadanos afiliados a partidos extraparlamentarios aunque éstos "tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las Leyes (Constitución 23-2) (...)
"Si no es así, no nos representan”. Juan Rivero, secretario general del Partido de los Mayores y Autónomos (PDMA)

ALGO MÁS:
Sólo un aval por persona.

Yo me pregunto ¿Por qué una persona sólo puede avalar a un partido y no a más? Las respuestas que se me ocurren no me gustan nada.