Buscar en este blog

No entiendo lo de privatizar Kutxabank

23 mar. 2014


Los "enemigos" de las cajas son (o eran) los bancos, por una simple razón de competencia.

Las Cajas de ahorros, no hace muchos años,
gestionaban los ahorros de los vecinos de la ciudad o de la provincia, y apoyaban a la industria y el comercio de la zona. Por otra parte, la Obra Social apoyaba la educación, la cultura, el ocio de los jóvenes y de los mayores, fiestas, deportes, etc. etc. Hasta prestaban locales a las asociaciones para sus reuniones.

Sin darnos cuenta, entablaron una extraña relación con políticos e instituciones. Yo te alquilo, yo te presto, yo autorizo, etc. en algunos casos, fueron devorados por ellos. Eso sí, todo muy legal. Todo dentro de marco legal.
  • ¿Cómo no va a ser legal, si los propios políticos elaboran las leyes que les permitirán cobrar sustanciosas dietas?
  • ¿Cómo no va a ser legal, si los políticos elaboran las leyes, que obedecen ciegamente, que les permiten "PRI VA TI ZAR" las Cajas de ahorros o lo que queda de ellas?
  • Cómo no va a ser legal obedecer directivas europeas que defienden macro modelos hechos a medida de unos intereses que ni son comunes y que obvian la responsabilidad social? 
Por otro lado, empiezan a aparecer estudios y recomendaciones que defienden el papel de las Cajas de ahorros,  sus dimensiones y  que deberían funcionar en ámbitos locales. No se si lo dicen para defender las "Cajas" de los Landers alemanes, o porque critican el barrizal al que están abocando las Cajas de ahorros españolas.

Como vitoriana, me incomoda mucho la privatización de Kutxabank. Me siento engañada. De alguna manera traicionada en el compromiso que durante muchos años, primero "La Caja" y después "La Vital" tenían con la ciudad. Y creo que no es inexorable, lo que es, es interesado.

Al hilo de este "sentimiento" que despierta "La Caja" (ahora Kutxabank),  F. GÓNGORA (p.gongora@diario-elcorreo.com) escribió allá por el 2007, cuando no se hablaba de la crisis (27.09.07) La hucha de todos
Tanto la Municipal como la Provincial y, posteriormente, la Vital son mucho más que una entidad de ahorro, como el Barça o el Athletic son algo más que dos clubes, es una idea que comparten todos los que han trabajado en sus oficinas o han reflexionado alguna vez sobre su importancia. «Igual está cambiando esa concepción con las nuevas generaciones, pero los que peinamos canas tenemos un sentimiento de reciprocidad. Los vitorianos sienten las cajas como suyas...

Hablamos de ello con Delia Tobías en SER CIUDADANOS (16-04-2014):