Buscar en este blog

Carta abierta al Sr. Alcalde Maroto.

25 feb. 2015


Estimado Sr. Alcalde de Vitoria-Gasteiz D. Javier Maroto:

Como recordará, hace algunos meses, me preguntó si estaba enfadada con Vd. y le respondí que no, pero que sería el primero en saberlo llegado el caso.

El momento ha llegado. Ha desbordado el vaso de mi paciencia.

No comparto muchas de las decisiones que ha tomado, pero la irresponsabilidad, la imprudencia (quizás dolosa) de utilizar el foro al que no ha ha accedido por sus méritos sino por la confianza del electorado, para humillar a las personas que perciben ayudas sociales, poner en cuestión la profesionalizar de las/os trabajadoras/es de los Servicios Sociales encargadas de su trámite, romper el clima de convivencia y tolerancia, alimentando prejuicios, haciendo declaraciones alentadoras de racismos es, simplemente, inaceptable.

Vd. es alcalde a tiempo parcial y en lugar de renunciar al sabroso salario municipal, renuncia a los emolumentos del Parlamento Vasco. No es mal cambio si se sabe vender -y lo sabe-.

Vd. al que no se le reconoce -como a nadie- mérito alguno para el privilegio de haber nacido donde ha nacido, lejos de reconocerlo, vierte sospechas de abusos y fraudes en la recepción y trámite de las Ayudas Sociales sobre quienes no disfrutan de sus privilegios, cuando a muchas personas nos gustaría saber qué se le debe al Sr. Antón (por ejemplo), para entregarle jusgosas cantidades de las arcas públicas merecedoras de otros destinos.

A muchas personas nos gustaría saber qué se ha hecho, desde su pasado en la Concejalía de Hacienda, con los ahorros de todas/os las/os ciudadanas/as, para dejar el cajón vacío y extraer los dineros del "agua" -Vd. ya me entiende-

Dicho esto, y por no entrar en más detalles, le informo que estoy muy enfadada.
  • Enfadada por la fractura que ha inflingido a la convivencia en esta ciudad. 
  • Enfadada por la gestión de los fondos públicos, tan beneficiosa para algunos y perjudicial para una mayoría.
  • Enfadada por la disminución y pérdida del cumplimiento de los Derechos Humanos en esta ciudad.
Con esta carta, doy por cumplido mi compromiso de informarle de mi enfado.
Aprovecho para trasladarle que haré cuento esté, legítimamente, en mi mano para evitarlo.

Reciba un cordial saludo

Asela Ortiz de Murua